La nulidad del despido o “Ley Bustos”

Es la ley 19.631 de 1999, que en términos amplios estableció la nulidad del despido por deudas de seguridad social por parte del empleador. Se conoce como“Ley Bustos” en homenaje a su impulsor, el fallecido ex Diputado y líder sindical don Manuel Bustos Huerta.

1. OBJETIVO DE LA LEY

La ley busca obligar a los empleadores a tener las cotizaciones previsionales (pensiones, salud y seguro de cesantía) al día para poder proceder al despido.

2. CAUSALES DE DESVINCULACIÓN QUE PUEDEN SOMETERSE A ESTA LEY

Artículo 159, n°4, 5 y 6 del Código del Trabajo:

  • Conclusión o término del trabajo o servicio que dio origen al contrato
  • Vencimiento del plazo del contrato de trabajo
  • Caso fortuito o fuerza mayor

Artículo 160: causales imputables al trabajador(a) y que el empleador(a) puede invocar cuando estima que el trabajador(a) ha incurrido en negligencia, falta de probidad, abandono del trabajo, entre otros.

Artículo 161: necesidades de la empresa, establecimiento o servicio, o desahucio.

Sin embargo, no se aplicará cuando la causa de término del contrato sea la renuncia voluntaria o el mutuo acuerdo entre el empleador y el trabajador.

3. CONSECUENCIAS DE LA “LEY BUSTOS”

Si la nulidad se prueba quedarán sin efecto las obligaciones del trabajador y se mantendrán las del empleador, lo que:

  • El empleador deberá pagar la remuneración completa del trabajador, mes a mes, desde el despido nulo
  • El trabajador no tendrá en tanto obligaciones con el empleador, pudiendo dedicarse a otra actividad.

4. CÓMO RECLAMAR LA NULIDAD DEL DESPIDO

Hay dos vías:

  1. Reclamo ante la Inspección del Trabajo respectiva: la inspección llamará a ambas partes a acuerdos, y si se logra se termina el conflicto.
  2. Demanda ante el Juzgado del Trabajo competente: requiere necesariamente del patrocinio de un abogado. El trabajador puede acudir a tribunales desde un principio, o bien si no pudo obtener acuerdo.